Recordando a ‘El protegido’ y ‘Fragmentado’ antes de ‘Glass’ | CONTROL TOTAL

La trilogía está por concluir, pero antes echemos un vistazo atrás a las antecesoras

En una época donde  el cine está repleto de héroes y villanos de los cómics, tenemos que recordar cintas como El protegido, que narra la historia de David Dunn (Bruce Willis) un tipo capaz de enterarse de los crímenes que cometieron las personas con sólo tocarlas, además de ser prácticamente indestructible. Pero como todo justiciero tiene a su némesis, un hombre que desde su nacimiento padece una enfermedad llamada osteogénesis imperfecta de tipo 1, la cual hace que sus huesos sean sumamente frágiles. Los niños con quienes creció lo apodaban Mr. Glass (Samuel L. Jackson).

Lo más fascinante de esta cinta es cómo la historia se desarrolla alrededor de alguien normal, que no era sobresaliente en ningún sentido, pero al ser consciente de sus habilidades sobrehumanas, decide hacer algo positivo con ellas. Mientras que el villano, al sentirse enojado con la vida, busca utilizar su potencial para afectar a otros. Elijah Price fue un niño que creció rodeado de cómics,  pero no se interesó únicamente por las batallas o los poderes de los héroes si no en la psique de los malhechores, llevándolo así a cometer grandes crímenes.



Esta cinta nos muestra a un sujeto quien sólo busca lo que muchos anhelamos en la realidad, la existencia de la fantasía no sólo en libros o historietas, sino incorporarla en nuestra vida diaria, inyectando emoción en lo que parece lineal y aburrido, pero nos hace preguntar ¿Si no tuviera los dones de los héroes, sino las aflicciones de los malos, aún estaría del lado que hace siempre lo correcto anteponiendo a otros sobre nuestros intereses personales? Este tipo de cuestionamientos logró hacer de la película un clásico del cine de acción.

Por otra parte en Fragmentado tenemos a Dennis, Patricia, Hedwig, Barry, entre otros (James McAvoy) quienes son todos la misma persona: Kevin Wendell Crumb, un paciente diagnosticado con desorden de personalidad; dentro de su mente hay 23 personas diferentes con aspiraciones, aflicciones y personalidades diversas, el problema real es cuando dos de ellos forman una secta que alaba a “la bestia”, un ser indestructible quien no permitirá que vuelvan a lastimarlos.

Este largometraje cuenta con una trama muy bien planteada acerca de los personajes. La actuación de McAvoy es superior a otros papeles en los que lo hemos visto. Pero lo realmente interesante de este thriller es no saber con quién pueden estar hablando o en qué momento cambiará de persona, lo planeado para las chicas a quienes secuestro, o incluso la facilidad con la que desarrolla toda su estrategia en un sitio público y difícil de ocultar, lo cual nos hace pensar en lo sencillo que podría ser convertirse en un villano por cometer actos egoístas donde se supone que el fin justifica los medios.



En Glass podemos ver a los tres en una institución psiquiátrica con una doctora que habla acerca de una patología relacionada con habilidades especiales. Ellos son conscientes de que no es una cuestión de enfermedad psíquica sino de las capacidades y los alcances obtenidos a lo largo de sus vidas. Podemos esperar una trama con alto contenido de suspenso y de implicaciones emocionales con las que posiblemente nos podamos identificar ya sea con quienes están del lado de la justicia o los que velan por sus propios deseos e intereses.

El director y escritor de las dos cintas anteriores, M. Night Shyamalan dijo que deseaba hacer una trilogía de El Protegido, pero debido a la mínima recaudación en taquilla no fue posible hasta años, después de dar seguimiento a esta historia con Fragmentado  y en Glass.