¿Qué tal está ‘En las buenas y en las malas’?

Porque el amor no siempre es color de rosa…

¿Cuántas veces no hemos escuchado la famosa frase: hasta que la muerte los separe? Al menos un millón de veces, sin embargo no todas las personas son capaces de mantener el amor hasta las últimas consecuencias, esto lo vive Valeria (Zuria Vega) y Sebastián (Alberto Guerra), una pareja que ha pesar de resistirse al matrimonio, deciden dar ese importante paso, sin embargo las cosas nunca son tan sencillas y tendrán que aprenderlo con lágrimas en los ojos.

A estas alturas del juego la discusión acerca de: ¿En serio otra comedia mexicana más? Ya no debería sorprendernos, sin embargo esto no significa que podamos encontrar elementos destacados dentro de estas producciones, porque sí, existen, basta querer verlos y no sentarse con odio en la butaca del cine.



Es indiscutible que el tema central de la película nos hace recordar infinidad de películas nacionales y extranjeras: A él no le gustas tanto (2009) o Ligeramente embarazada (2007) o Empezar otra vez (2013) en donde un bebé, el matrimonio y un par de amantes distintos entre sí encuentran el camino para hacer funcionar las cosas, eso sí, con llanto y gritos en muchos momentos.



Sin embargo las actuaciones protagonistas de Zuria Vega y Alberto Guerra le dan un toque distinto a la cinta, quienes dan muestra de su química natural, misma que les llevó a unir su futuro en la vida real. Volviendo a la producción, muestran carisma y elocuencia a la hora de retratar situaciones típicas de una relación y esto te pondrá una gran sonrisa en el rostro.

Y a pesar de contar con un potencial y trágico elemento dentro de la historia, la película pierde fuerza al retomar los triángulos sentimentales, la reflexión depresiva del verdadero amor y el detonante necesario para salir corriendo a buscar a tu alma gemela y perdonar todo lo que haya sucedido, sí, la misma fórmula que a pesar del mencionado carisma de sus protagonistas no es capaz de crear una verdadera propuesta fílmica.



Esto recae principalmente en su director Gabriel Barragán Senties, quien también se vio involucrado en la elaboración del libreto; En las buenas y en las malas es su primer largometraje y esto termina reflejándose al tomar una historia repetitiva dentro del séptimo arte, teniendo como único valor agregado el trabajo de Vega y Guerra.

En las buenas y en las malas es una película incapaz de proponer una historia entretenida y personajes divertidos, siendo esta su principal apuesta, sin embargo el trabajo del par de protagonistas es sobresaliente e inclusive uno atractivo; este género en el cine mexicano no siempre presenta una pareja que muestre una química tan fuerte, siendo este el único y valioso elemento por el que podrías pasar un buen momento este fin de semana de palomitas en el cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.