Los monstruos de ‘Un lugar en silencio’ eran distintos en la pre-producción | CONTROL TOTAL

A pesar de que eran diferentes, también lucían tenebrosos

Un lugar en silencio (A Quiet Place) ha sido una de las sorpresas del año, tanto por la historia planteada con mucho tacto e interés como por su paso por la taquilla mundial, alcanzando un total global de 331.3 millones de dólares sobre un presupuesto de producción de 17 MDD.

Los monstruos ciegos, pero con un sentido auditivo súper desarrollado y fino, fueron piezas clave para el desarrollo de la trama. Mantenerlos fuera de las tomas y obligar a la audiencia a imaginarse su forma, era una de las premisas que buscaban los productores y su director, protagonista y guionista: John Krasinski, sin embargo, cuando por fin pudimos mirarlos en su esplendor las reacciones fueron de terror y desagrado por cómo estaban compuestos, ya que en su cabeza tenían unas solapas que cuando se abrían se veían increíbles.

Pero estos entes no siempre estuvieron diseñados de esta forma (vía Screen Rant), cuando estaban realizando las primeras maquetas en tercera dimensión tenían una apariencia distinta, eran más grandes, fuertes y con menos solapas, eso sí, tampoco tenían ojos y lucían igual de tenebrosos. Inclusive tuvieron que comenzar a diseñarlos tiempo antes de comenzada la pre-producción para obtener resultados sorprendentes.

Recordemos que la secuela de Un lugar en silencio ya está confirmada, sin embargo, aún no se han revelado mínimos detalles, si se tratará de una continuación o inclusive de una precuela en la que se explique el origen de los engendros, ya que ellos llegaron del espacio para sembrar el caos en la Tierra.