Los increíbles 2 – Crítica | Control Total

14 años transcurrieron entre el estreno de Los increíbles y su secuela

Sí, Pixar tardó demasiado en estrenar Los increíbles 2. Fueron 14 años los que pasaron entre la primera parte y esta secuela, pero ¿valió la pena la espera? Primero estábamos desesperados porque Disney le diera luz verde al proyecto. Después ansiosos por ver el primer avance y ahora emocionados por verla en cartelera. Y es que el buen sabor de boca de la entrega original en 2004 nos hizo poner la expectativa muy alta.

Todo comienza exactamente en el punto en el que terminó Los increíbles, vamos caminando simultánemente por dos historias: la de Elastigirl tratando de regresar a los súper a la legalidad y la de Mr. Increíble, quien ahora verá lo complicado de mantener todo en orden en una casa. Así que no sentiremos el paso del tiempo entre cada entrega dentro de la historia. Eso sí, mejor vuelve a ver la primera parte antes de ir al cine a mirar la segunda.



Personalmente disfruté de esta secuela. La esencia de la historia original se mantiene aquí. Esta vez tenemos a Elastigirl en el papel de súper, aquella que salva a la ciudad de las manos malvadas del villano. A pesar de que a Mr. Increíble le gustan los reflectores y el reconocimiento de la sociedad, se tiene que quedar en el hogar cuidando a sus hijos. Violeta con sus problemas de adolescente, Dash con la tarea y Jack Jack descubriendo sus poderes sin control.

Este cambio de roles – que ya le hemos visto a Pixar con personajes como Rayo McQueen y Mate; Dory y Nemo; y Sully y Mike – no me pareció forzado. Si bien es una respuesta evidente a la equidad de género vivida por la industria cinematográfica en Estados Unidos, no se percibe nada fuera de su lugar, al contrario, Elastigirl tiene el carisma necesario para cargar con la parte de ser súper. Combate a un villano inteligente y con la capacidad de usar las pantallas de cualquier tipo en su favor.



Podemos notar claras referencias a Batman e inclusive al Sirenoman (sí, el de Bob Esponja), aunque al contrario de notarse como una copia, se percibe con cierta gracia, y es que la valía de esto es que la primera parte se estrenó en 2004, una época en que la revolución en el cine del Universo Cinematográfico de Marvel aún no comenzaba, así que se anotaron un punto en cuanto a atrevimiento, al tocar el tema de los superhéroes cuando no estaban de moda.

Algo que refresca a esta secuela es la parte humorística. Ahora está aún más marcada que en la entrega anterior, en su mayor parte por Jack Jack, el bebé de la familia que sencillamente se roba nuestras risas y empatía. Ya sea descubriendo sus poderes, haciendo desatinar a sus padres y hermanos o peleando con un ser de su tamaño, es bastante gracioso.



No puede dejar de mencionar la animación, mantiene los coloridos escenarios y personajes, además de notarse una ligera mejora en el agua, cada vez parece más real y técnicamente es muy complicado de lograr. No esperaba menos de Pixar en este departamento, al final ellos son los pioneros en las cintas de este tipo y ahora se anotan otro récord con Los increíbles 2, al convertirse en la película animada más larga (1 hora con 58 minutos).

Los increíbles 2 hace que la espera por su estreno haya valido la pena. Superó mis expectativas y me entretuvo y divirtió de principio a fin. Eso sí, traten de llegar temprano a la función de su elección para no perderse del cortometraje Bao, una conmovedora aunque también cruel historia de una madre asiática y su amor incomprendido. Y no, no hay escena post-créditos.

 

Octavio Alfaro C.

Periodista Digital con gusto por el cine y las buenas historias que generen alguna emoción o reacción en la audiencia. Fanático del Universo Cinematográfico de Marvel y de Steven Spielberg.