Ant-Man and The Wasp – Crítica | CONTROL TOTAL

Esta es la vigésima cinta del Universo Cinematográfico de Marvel

Después del tremendo sabor de boca que nos dejó Avengers: Infinity War, El MCU está listo para seguir adelante con su fase tres con el estreno de Ant-Man and The Wasp, la primera cinta de la Casa de las Ideas que rompe con la cronología lineal que habían mantenido sus antecesoras, porque si bien en Capitán América: El primer vengador estuvimos en la Segunda Guerra Mundial, se trataba de un enorme flaschback que tenía lugar en la actualidad.



Me gustaría comenzar mencionando en qué tiempo se desarrollan los eventos de esta secuela. La trama en la que Scott Lang/Ant-Man (Paul Rudd), Hope van Dyne/Avispa (Evangeline Lilly) y el Dr. Hank Pym (Michael Douglas) tienen que idear la forma de rescatar a Janet van Dyne (Michelle Pfeiffer) del Reino Cupantico, se ubica al mismo tiempo que los eventos de Avengers: Infinity Warasí que mientras los demás superhéroes enfrentaban la amenaza de Thanos (Josh Brolin), estos protagonistas estaban enfocados en otras cosas.

Además de encontrar a la Avispa original, los diminutos héroes tendrán que lidiar con Ghost (Hannah John-Kamen), la villana de la cinta cuyas habilidades son difíciles de enfrentar. Es capaz de volverse intangible y atravesar cualquier material, además de hacerse invisible, por lo que no será una rival fácil para Scott y Hope, además de desentrañar secretos del pasado que incomodan a más de un involucrado.



Déjenme decirles que mis expectativas para Ant-Man and The Wasp no eran tan grandes, pero aún así quedé insatisfecho. El humor de la cinta es funcional, te ríes de esos momentos en los que encongen y agrandan muchas cosas por lo irreal que parece y también de la rápida forma de hablar de Luis (Michael Peña), pero la trama no tiene la consistencia necesaria para mantenerte al filo de la butaca.

Nunca llega ese momento en que te sobresaltes o preocupes por los sucesos ocurridos. Simplemente miras cómo se van dando las cosas y no te sorprende el resultado final. Inclusive la villana me pareció floja, tenía el potencial en cuanto a capacidades para hacer un montón de cosas, pero terminó por ser utilizada a medias, pudieron haber hecho cosas más interesantes con ella.



Lo que sí me emocionó fue una de las escenas post-créditos (click aquí para saber cuántas son), se conecta directamente con los hechos de Infinity War y hará que por lo menos exclames: «¡Wooooooooow!» y empieces a decirle al de a lado lo que crees que sucederá. Justo creo que el haber sido el estreno seguido a la tercera entrega de Avengers influyó para que Ant-Man and The Wasp no tuviera ese peso ideal para una película de superhéroes.

Si me preguntan cuáles son las películas más flojitas del MCU, posiblemente ponga a Ant-Man and The Wasp entre ellas. Tiene sus pequeños ratos divertidos, pero más allá de eso no nos cuenta demasiado, es una historia hasta cierto punto intrascendente que sólo quedará en la memoria por ser parte de la franquicia de la Casa de las Ideas, pero más allá de ello no pasa nada.