'X-Men: Dark Phoenix' originalmente sería una película de dos partes

‘X-Men: Dark Phoenix’ originalmente sería una película de dos partes

La reciente entrega mutante, misma que funge como el gran cierre de la saga de superhéroes más longeva en el séptimo arte, simplemente fue incapaz de conquistar al público alrededor del mundo. Sus mal recibimiento por parte de fanáticos y la crítica fueron los dos clavos que sentenciaron su entierro.

Sin embargo el plan original de Fox y su director y guionista, Simon Kinberg, era uno totalmente diferente: X-Men: Dark Phoenix sería una historia contada en dos partes; la primera entrega contendría la sustancial problemática y dividiría al grupo de mutantes según sus pensamientos e intereses.



Por otra parte el gran desenlace llegaría en la segunda entrega, quizá con mejores momentos dramáticos y por supuesto batallas épicas, pero esto nunca se sabrá. Según fuentes cercanas a Deadline, Kinberg y el estudio sufrieron gracias a «la preproducción tardía, el estudio cambió de rumbo y dijo que iba a ser una película».



Además debemos recordar que la compra de Fox por parte de Disney fue un factor a considerar, por esta razón Kinberg tuvo que adaptarse al cambio de planes y tiempos, acortando la historia de dos películas a una sola; esto llevó un ajuste importante (y tal vez clave) al guión, el mismo cineasta lo explica: «probar Dark Phoenix era un dolor de cabeza continuo, y la adaptación de Chris Claremont, John Byrne y el amor de los fans por la Dark Phoenix Saga de David Cockrum fue difícil de acertar».

Al final los tiempos, las transacciones de empresas, los famosos reshoots y el final que era semejante a varias películas del MCU como Captain America: Civil War (2016) más Skulls de Captain Marvel y un batalla en Nueva York como Avengers (2012), hizo que X-Men: Dark Phoenix tuviera una caótica producción y terminara como una triste y desconsolada cinta que ni los fans apoyaron en taquilla.