'X-Men: Dark Phoenix': El decepcionante cierre de ciclo

‘X-Men: Dark Phoenix’: El decepcionante cierre de ciclo

Pasaron 19 años para que la franquicia de los X-Men llegara a su fin, al menos como la conocíamos, ya que a partir de ya Marvel Studios tomará las riendas de los mutantes para incluirlos en su Universo Cinematográfico y quizá podamos ver algún día el crossover entre ellos y los Avengers. Pero bueno, la gran pregunta de Dark Phoenix es si cumple o no el objetivo de ser un digno cierre de ciclo.

Tristemente lo que comenzó con un buen segundo aire para los X-Men con Primera generación y Días del futuro pasado se fue disolviendo con la llegada de Apocalypse y ahora con Dark Phoenix. A pesar de querer hacer mejor las cosas en comparación con La última batalla, no lograron producir una trama intensa o entrañable.



¿La razón? Una evidente falta de ritmo que no emociona ni al fanático más nuevo de los mutantes. Quieren tocar tantos hilos en la historia de Jean Grey que todo termina por ser superficial, desolado y gris. Que si viajamos al pasado del poderoso personaje interpretado por Sophie Turner o si atravesamos la atmósfera terrestre para embarcarnos en una aventura espacial, en ningún momento se siente la emoción de otras entregas.



Lo más preocupante es que ni siquiera el mortal destino de algunos de los personajes (como nos spoileó uno de los tráilers) es motivo para ponernos melancólicos, indicativo de que corrieron antes de caminar. No lograron que los mutantes conectaran por completo con el público y por ello la indiferencia ante momentos intensos. Incluso el gran trabajo que James McAvoy y Michael Fassbender hicieron en el pasado bajo la piel del Profesor X y Magneto respectivamente, se ve disminuido considerablemente, como que no le echaron ganas.



Eso sí, Turner hace una labor convincente como la protagonista y después de habernos acostumbrado a su lado serio, antipático y empoderado en Game of Thrones, se quita el velo de Sansa Stark y se le puede considerar una actriz que vale la pena seguir. Se notaba libre, entregada y con ganas de entregar una digna versión de su personaje.

Así que Dark Phoenix no se caracteriza por ser un cierre magistral para una era de los X-Men, sino por adolecer de carencias creativas, tener escenas de acción genéricas, y desperdiciar el potencial de muchos personajes dándoles un cambio de carácter que se contrapone a lo que conocimos sobre ellos y los hizo trascendentes.