Slender Man – Crítica | CONTROL TOTAL

Basada en un relato corto de terror creado en la web hace tiempo

Hace casi una década surgió en internet un cuento de terror que se volvió viral: Slender Man. Una creepypasta – historia corta de terror difundida por la web – sobre un ser sin rostro, de larga estatura, delgado, vestido con traje y corbata, sin olvidar sus extensos brazos que pueden agrandarse y reproducirse con tal de asustar o atrapar a su víctima. Su hábitat preferida es el bosque, peo con su capacidad de tele-transportarse puede estar en cualquier lado.

Como algo tan popular entre los jóvenes, no podía faltar la adaptación cinematográfica. En ella seguimos a un grupo de chicas que una noche se atreven a invocar a Slender Man mediante un video con instrucciones específicas. A pesar de subestimar las consecuencias, la desaparición de una de ellas comienza a sugestionar a las demás y poco a poco se dan cuenta que han caído en el terreno favorito del ente fantasmagórico.



El problema principal de Slender Man es que no todos los relatos terroríficos están hechos para adaptarse a la pantalla grande, hay cosas que sólo pueden vivir en su medio de origen y en este caso así es. La trama relatada no tiene mucho sentido, carece de suspenso a pesar del uso de los screamers que suelen funcionar con los más asustadizos. Hay varios hoyos en el guion que producen muchas preguntas y pocas respuestas, como la explicación de los motivos del monstruo para hacer sus fechorías.

Más que causar temor o angustia, el propio ente no causa terror, parece más uno de esos maniquíes de manera para ejemplificar posturas del cuerpo que algo capaz de quitarte el sueño. Sumado a esto el que hayan decidido dejarle el traje de la historia original sólo lo hace más humano cuando el objetivo debió ser el contrario y dotarlo de características extrañas y fantasmales



Ni hablar de las actuaciones, vacías y simplonas, alejadas del convencimiento y sin el carisma necesario para preocuparte por lo que les está pasando a las protagonistas, especialmente una en quien se termina enfocando la película. Además el uso constante del sonido de las cuerdas llegan a viciar el sonido y desechar una posible atmósfera oscura que regularmente logra un buen uso de la composición auditiva.

Carente de entretenimiento, repetitiva en varias partes y sin dejar un buen sabor de bocaSlender Man no es más que un intento por captar al público joven con las historias que ellos mismos crean a través de internet. Ni la clara inspiración en Stranger Things logra darle un empujón para hacerla un poco mejor. Y si no conoces el antecedente del monstruo, seguramente te resultará más aburrida.