Rodando hacia ti – Crítica | CONTROL TOTAL

La cinta fue escrita, dirigida y protagonizada por Franck Dubosc

La búsqueda eterna por tu media naranja… dicho reflexivo acerca del verdadero amor; a veces llega, otras se va, y otras tantas es necesario forzar un poco las cosas para que se den, pero si lo haces con el corazón en la mano y sentimientos honestos, podría ser que el destino te perdone y vivas feliz para el resto de tus días. Al menos en Rodando hacia ti (Tout le monde debout) el amor puede llegar de una manera poco convencional, pero sin duda alguna divertida y conmovedora.

Jocelyn (Franck Dubosc) es un exitoso hombre de negocios, seductor por naturaleza, un tanto egoísta y que sus 49 años de edad es acompañado por su apreciada soltería, esto le han convertido en un especie de casanova. Sin embargo el destino le trajo a su vida una inusual situación, ya que un malentendido le hace pasar por una persona discapacitada que utiliza una silla de ruedas, hecho que no le impide intentar seducir a su bella vecina, Julie (Caroline Anglade), sin embargo ella le presenta a su hermana Florence (Alexandra Lamy), quien debe utilizar el mismo tipo de silla por una verdadera discapacidad; desde ese momento la vida y percepción humana de Jocelyn se ven alterados drásticamente al mismo tiempo que el amor vuelve a tocar a la puerta de su casa.



La cinta dirigida, protagonizada y co-escrita por Franck Dubosc mantiene una marcada esencia cómica con un desenlace romántico al mero estilo francés: cena a la luz de las velas, copas de vino, frases seductoras y un apasionado momento entre dos. Sin embargo el marcado elemento que destaca es el tema de la discapacidad de uno de los protagonistas, el cual ha sido empleado en un sinfín de producciones alrededor del mundo.

Claramente no es algo nuevo, sin embargo a partir del innegable éxito de la cinta francesa Amigos (2011), el séptimo arte volteó sus reflectores a esta entrañable historia para crear múltiples versiones de la misma. En el caso de Rodando hacia ti podría considerarse que tomó una marcada inspiración en dicho metraje, sólo que el amor entre un hombre y una mujer es el riel por el que se desliza esta entretenida producción.

El ritmo con el que es contada la historia se balancea entre momentos cómicos llevados por su protagonista, Jocelyn, personaje interpretado por Dubosc, quien adopta el rol de forma natural y convincente de un importante y adinerado hombre que únicamente piensa en sexo y pasarla bien. Y a pesar del momento cliché que presenta a una mujer capaz de hacerle cambiar su modo de ver la vida, la cinta es capaz de mantener el interés del espectador por su dinamismo en los diálogos y actuaciones.

Por otro lado el trabajo de Alexandra Lamy nos recuerda el yo interno que llevamos a todas partes, el mismo que nos hace buscar de manera optimista los momentos más complicados de la vida, esto sin menospreciar el sufrimiento natural al que todos los seres vivos estamos expuestos, sin embargo el amor por las cosas que hacemos es suficiente para mantenernos a flote.

Esta reflexión de vida es fiel acompañante de la atmósfera relajada y cómica del metraje entero, combinación que pondrá los sentimientos a flor de piel. Además la representación de las personas con distintas discapacidades es una manera valiente de homenajear al mundo entero, quien a pesar de tener diferencias físicas, siguen siendo los mismos seres humanos por dentro, amorosos en sí.



Rodando hacia ti tiene sin duda una historia para todo tipo de gustos, por un lado la mencionada forma romántica y graciosas de representar a las personas, por otro el punto reflexivo que llega inmediatamente a nuestra mente una vez que es presentada la complicada vida de una personas con cualquier discapacidad.

Sin embargo el panorama general de la producción mantiene estándares fílmicos con un argumento visto anteriormente, actuaciones creíbles y honestas para crear una conexión con el espectador, sin dejar de mencionar que el poder del amor siempre es capaz de romper cualquier barrera y saldrá victorioso ante cualquier circunstancia.

Lo antes mencionado no resta valor a la cinta, cuenta con los elementos necesarios para pasar un momento agradable y podrá ser vista por cualquier miembro de la familia, ya que todos los temas son tomados desde una perspectiva ligera y consciente, además de incitar a la reflexión colectiva sobre el trato igualitario a las personas discapacitadas.

Sin dejar de mencionar su rescatable propuesta visual, la cual se encuentra alejada de ser una obra maestra, sin embargo tiene varios elementos en situaciones diferentes que lleva al espectador a tener una perspectiva distinta de momentos cotidianos, hecho que por sí solo se agradece; por estos motivos Rodando hacia ti es una remarcable propuesta para disfrutar en la cartelera nacional.

 

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine con experiencia de más de siete años publicando críticas cinematográficas, coberturas de festivales de cine y foto reportajes en medios especializados en el séptimo arte y televisión.