¿Qué tan mala es ‘Venganza (Cold Pursuit)’? | CONTROL TOTAL

De por sí no es el mejor momento en la carrera de Liam Neeson, y esta cinta tampoco ayuda mucho.

Tal como nos tiene acostumbrados Liam Neeson con sus películas violentas, se pone los zapatos de una persona normal, pero que después de ser perturbado – en este caso con el asesinato de su hijo – emprende una misión cuyo objetivo es vengarse de quienes le arrebataron algo que quería. En Venganza, utiliza una chamarra muy abrigadora, ya que interpreta a un quita nieve (persona que se dedica a despejar los caminos después de una tormenta invernal) quien intenta desmantelar al cartel de droga responsable de la muerte de su hijo.



El problema de la trama, que ya de por sí es bastante común, es que comienza a enredar los sucesos de tal forma que en lugar de ser un par de implicados, entra un tercer factor que le quita equilibrio a la historia y se vuelve confusa por momentos, algo que no debe ocurrir en una película en la que la acción es la principal fortaleza.



Si bien el comienzo es como lo esperaba, con Neeson dándose a respetar y repartiendo golpes y disparos por aquí y por allá, después de estos minutos hay un prolongado parloteo que describe al antagonista principal y al tercer involucrado, provocando que te aburras después de un rato, ya que no está pasando mucho. Nada de peleas o escopetazos, sólo una trama que debió de mantenerse en lo simple, pero prefirió parecer más astuta.

El propio Liam termina botado hacia un personaje secundario y por ende ni siquiera brilla, y aunque en la recta final tratan de involucrarlo más, hay momentos en que parece ridícula la situación, teniendo en cuenta que lo que busca es venganza, pero es muy descuidado en la forma de alcanzar su objetivo, algo que es raro en personajes de este actor, ya que muchas veces está un paso por delante de su enemigo – aunque sea bastante conveniente.



Así que Venganza tiene un problema principal que desencadena el resto del mal funcionamiento: quiere evitar lo simple; en lugar de ser una película que valga la pena por las escenas de acción, termina por tropezarse en su afán de mezclar varios factores que necesitan mucha explicación. Inclusive el humor que tratan de insertar no es tan bueno que digamos, sólo contados guiños de comedia se rescatan. Y no olvides checar si tiene escena post-créditos en el siguiente enlace.