¿Qué tan escalofriante es ‘Cementerio Maldito’?

¿Quién dijo que el terror no puede llegar en pleno mes de abril? Muestra de ello es el remake de uno de los clásicos por excelencia del cine y de la literatura de Stephen King: Cementerio Maldito (Pet Sematary), cinta que proviene de un espeluznante y solitario bosque y junto a sus criaturas malignas buscarán hacerse de la taquilla y el público mexicano este fin de semana.

La historia sigue al Dr. Louis Creed (Jason Clarke) y su esposa, Rachel (Amy Seimetz), se mudan de Boston a Maine rural con sus dos hijos pequeños. La pareja pronto descubrirá un misterioso cementerio escondido en lo profundo de los bosques cerca de su nuevo hogar.



Todo cinéfilo amante del horror podrá recordar perfectamente la versión de 1989 de esta misma historia, dirigida por Mary Lambert y protagonizada por Dale Midkiff; y como nos encontramos en plena época de remakes, los directores Kevin Kölsch y Dennis Widmyer fueron los responsables de traer de regreso -o del más allá- a este icónico cementerio, sin embargo el cuestionamiento: ¿Era necesario? Siempre saldrá a flote.



La nueva versión tiene un planteamiento mejor desarrollado, sin personajes terciarios que simplemente arruinen la narrativa de la historia, esto lleva los reflectores únicamente en la familia protagonista liderada por Jason Clarke, actor que ha comenzado a subir escalones dentro de Hollywood, trabajando dentro de cintas de gran renombre como lo fueron: El primer hombre en la luna (2018), Terminator: Génesis (2015) e inclusive dentro del horripilante género fílmico en La maldición de la casa Winchester (2018).

Sin embargo su filmografía no es el punto principal. Una de las cualidades que describen al actor australiano es su carisma, comúnmente acompañado de interpretaciones serias y creíbles, combinación idónea para llevar sobre sus hombros una cinta de terror.



A la par, el joven talento de Jeté Laurence, quien interpreta a la pequeña hija de la familia Creed, se adueña de una interesante dualidad emotiva: por un lado es la dulce Ellie, quien ama a su familia, a su gato y adora dibujar; pero estamos hablando de una historia escrita por Stephen King: el amo del horror, por esto la versión más oscura y retorcida de una inocente es presentada a través de movimientos desconcertantes y terroríficos tonos vocales hechos por la pequeña actriz.



Una de las cualidades generales de la cinta es el trabajo de Kevin Kölsch y Dennis Widmyer, fueron capaces de crear una atmósfera oscura y de suspenso sin la necesidad de emplear efectos especiales a diestra y siniestra, hecho que siempre le da un valor agregado a la cinta al recaer todo el peso en los talentos de los involucrados, exige a los actores a notarse creíbles, a los guionistas a resolver situaciones de mejor manera y le da mayor panorama a los directores para trabajar con su creatividad al momento de representar un lúgubre sitio lleno de cadáveres.

Cementerio Maldito es una remake que no crea grandes expectativas, sin embargo no deja de ser atractivo, pensado y construido con un ritmo y actuaciones que superan a la versión de 1989, esto no se trata de comparar y destruir en el paso, sin embargo las mejoras son evidentes y debe tenerse en cuenta.

La cinta se encuentra alejada de las mejores producciones de su género, gran parte por su historia al ser terrorífica, pero simple y con limitantes; pero no olvides una cosa: si eres fan del horror y suspenso, dale una oportunidad a esta película, ya que mantiene una narrativa sencilla, pero que siempre te tendrá rasgando tu asiento.