¿Qué tan buena es ‘El vicepresidente: más allá del poder’? | CONTROL TOTAL

Nominada a ocho premios Oscar incluída Mejor película

Cuando House of Cards comenzó a dar de qué hablar por su incisiva forma de contar los acontecimientos “por debajo del agua” de la política estadounidense, quedé maravillado, y aunque conforme fue avanzado en temporadas la historia fue decreciendo, ver El vicepresidente: más allá del poder me recordó mucho a esos instantes entretenidos e informativos a la vez.

En esta ocasión el personaje principal es Dick Cheney, quien a pesar de estar a la sombra en el mandato de George W. Bush debido a que era el segundo al mando, supo moverse en las trincheras políticas para manipular el sistema, tomar decisiones que no le correspondían y ganarse un puesto entre la historia de Estados Unidos por haber definido en cierta el rumbo actual, sobre todo después de los acontecimientos del 11 de septiembre del 2001.



Una trama en la que Adam McAkay quiso tener a un tirano como protagonista, a un insaciable hombre de poder con mucha astucia y que buscaba dejar su huella en un cargo que no parece tan importante según su perspectiva previa. Con toques de humor la historia subraya ciertos momentos y avanza de forma fluida, con cierto cinismo de los involucrados y actuaciones a la altura.



Y es que tal y como nos tienen acostumbrados Christian Bale, Sam Rockwell y Amy Adams, dan lo mejor de sí para cargar sobre sus hombres una cinta que puede sonar aburrida por tanta política, pero que resulta audaz gracias a su trabajo y el de McAkay a la hora de escribir el libreto. Sumado a que el trabajo de maquillaje es más que brillante sobre cada uno de los personajes, especialmente en Cheney ya que retratan cuatro etapas de su vida, el resultado es óptimo.

Puede parecer larga por momentos e inclusive tienes que prestar toda tu atención en momentos clave, ya que cuando profundizan en situaciones políticas debes entender la mayor parte, porque una cosa se enlaza a la otra y puede que pierdas el paso. También utilizan algunos términos técnicos que a bote pronto parecen complicados, pero que los explican brevemente. Por ello no te distraigas demasiado para que puedas disfrutarla.



Así que respondiendo a la pregunta inicial, El vicepresidente: más allá del poder es muy buena, ya que es una especie de viaje por la vida de un político que incluye momentos crueles, despiadados, turbios y astutos que lo único que buscaban era retener el poder. Es algo así como un despertar sobre lo que sucede detrás de un escritorio de la casa blanca, fuera de lo que conocemos por medios oficiales. No olvides checar si la cinta tiene o no escena post-créditos en el siguiente link y descubrir algunos datos curiosos sobre la misma, ya que originalmente incluía una cosas que no creerías encajaría con la historia,

Octavio Alfaro C.

Periodista Digital con gusto por el cine y las buenas historias que generen alguna emoción o reacción en la audiencia. Fanático del Universo Cinematográfico de Marvel.