¿Qué tal está ‘Regresa a mí’? Lo nuevo de Julia Roberts

¿El amor de una madre podría tener límites?

A través de la historia, el ser humano ha visto millones de ejemplos que respaldan lo siguiente: el amor de una madre es imparable, infinito e incondicional. Sin embargo las situaciones emocionales por las que algunas mujeres pasan son lo suficientemente difíciles para reconsiderar lo antes mencionado.

Y para demostrarlo, la carismática actriz ganadora del Óscar, Julia Roberts, interpreta la cinta Regresa a mí, historia que sigue de cerca a Holly Burns (Roberts) y a su hijo mayor Ben Burns (Lucas Hedges), quien cayó en la penumbra de la drogadicción y ha estado en constantes rehabilitaciones, alejado de su familia. Esto cambia unos días antes de navidad, cuando Ben se presenta sorpresivamente en su antigua casa y sin desearlo, trae consigo una serie de problemas a los que Holly tendrá que hacer frente con los brazos abiertos y su cálido corazón de madre.



Una de las situaciones que mayor impacto podrían generar al espectador en la pantalla grande -sin duda- son las relacionadas a la drogadicción y el desgarrador impacto que tiene en sus vidas y en todas aquellas que le rodean, porque siempre termina apagando la calidez de quienes lo sufren. Y si nos enfocamos específicamente en la reacción de una madre y su hijo enfermo, tendremos una historia interesante, al menos si eres gustoso de estos dramas.



El principal foco de atención recae -evidentemente- en Julia Roberts, una de las actrices nacidas en Hollywood que han mantenido de mejor forma su carisma y talento actoral, en esta situación se mete en los zapatos de una mujer que es presionada emocionalmente por dos flancos: el primero por su primogénito drogadicto que necesita su ayuda y el segundo su nueva familia, ya que volvió a casarse y tiene tres hijos más, elemento que le llevan a elegir entre uno u otro, finalmente estas dos partes de su vida necesitan toda su atención.

Y con enormes sonrisas -sello clásico en Roberts- y cambios de humor repentinos es como presenta su rol protagónico; adaptativo, pero siempre amoroso. A pesar de no ser un papel extremadamente exigente, Roberts logra generar una conexión muy especial con todo aquel que le vea, finalmente el amor incondicional de una madre puede entenderse y sentirse en cualquier rincón del mundo.

A su lado se encuentra el trabajo de Lucas Hedges, quien debutó en la cinta Dan en la vida real (2007), dirigida por su padre, Peter Hedges quien curiosamente repite su puesto en Regresa a mí. Este elemento sin duda debe tomarse en cuenta, ya que el efecto natural que genera el rol de un hijo necesitado y a la orilla de la muerte puede percibirse en la cinta.



Esto coloca al joven Hedges como un talento prometedor al ser capaz de liderar escenas emocionales y dramáticas a la par de actores con marcado renombre artístico, tal y como lo vimos en: Manchester junto al mar (2016), Tres anuncios por un crimen (2019) y Lady Bird (2017), todas cintas de importancia e impacto en los Premios Óscar.



Y ya que comparten año de lanzamiento es innegable la comparación entre Regresa a mí y Beautiful Boy: Siempre serás mi hijo, ambas de 2018, con historias similares al tomar a una madre y un padre enfrentar el duro camino de la drogadicción que sufre su primogénito. Sin embargo ambas muestran resultados distintos, interpretaciones cambiantes entre sí y abordan desde perspectivas diferentes esta dura situación.

Regresa a mí es una cinta con un ligero, pero auténtico drama que expone al verdadero amor de madre a límites crueles, demostrando que sin importar el sufrimiento o las cosas a las que tengas que renunciar, la vida es lo más valioso de nuestra existencia, por ello la cinta tiene la capacidad de entretener sin volver tormentosa la experiencia del público mientras abre el debate de las drogas y cómo estas afectan a la sociedad, pero esto ya es otro tema.