¿Por qué es tan adictiva ‘Hanna’, la serie de Amazon?

Cada vez que se habla del género de acción inmediatamente surgen nombres como el legendario Chuck Norris, Bruce Willis, Sylvester Stallone, Milla Jovovich e inclusive Charlize Theron, por mencionar algunos, sin embargo existe una fórmula (muy difícil de hacer) que mezcla a un experto en armas y combate cuerpo a cuerpo en una atípica relación con una pequeña niña como su aprendiz.

Esto trae a mi memoria el clásico El perfecto asesino (1994) dirigida por Luc Besson y protagonizada por Jean Reno, Gary Oldman y Natalie Portman (vaya tercio actoral); esta mezcla entre inocencia y acción con miles de armas, ráfagas de fuego y muchísima sangre es una dosis extrema para todo amante del cine y la televisión, esencia que también presume la nueva serie de Amazon Prime Video: Hanna.



Lo sencillo es poner a cuadro a una niña y darle instrucciones para sostener un arma, sin embargo las cosas jamás son así de sencillas. El trabajo de Esme Creed-Miles como la mismísima Hanna desborda gracia, talento y empatía, su rostro dulce acompañado de impresionantes movimientos en combate, expertismo en el manejo de armas blancas y de fuego le vuelven la actriz perfecta para retomar esta adictiva fórmula de entretenimiento en la pantalla chica.



Es importante mencionar su formato, ya que en 2011 fue lanzada la película homónima en la que se inspiró esta nueva producción de Amazon, aquel proyecto fue protagonizado por la ahora cotizada Saoirse Ronan, Eric Bana y la oscarizada Cate Blanchett.

A la par de Creed-Miles surgen nombres que son capaces de mantener atrapado al espectador por sus interpretaciones sobresalientes: Mireille Enos (Guerra Mundial Z) y Joel Kinnaman (Suicide Squad), quien es uno de los nuevos talentos mundiales dentro del género de acción, le hemos visto realizando papeles modestos, pero bien llevados por esta dosis extrema en: Altered Carbon (Netflix, 2018), Una noche para sobrevivir (2015) o RoboCop (2014).



Y por supuesto la dosis de acción es constante y equilibrada a lo largo de los ocho capítulos, cada vez que Hanna y compañía se ven en aprietos y es necesario matar o morir aparecen coreografías capaces de generar asombro en quien las ven, esto es mucho decir ya que el famoso Gun fu (término moderno para combate basado en artes marciales mientras se utilizan armas de fuego en las manos) ha alcanzado niveles de perfección, claros ejemplos son: Liam Neeson y Keanu Reeves, puntas de lanza en este estilo cinematográfico.



Por otro lado el creador de la serie, David Farr, dio tiempo a mostrar la evolución de Hanna, una niña que es criada en un lugar recóndito del bosque mientras su padre le enseña técnicas de combate élite, puede matar a cualquier hombre, conoce tres idiomas, tiene una gran orientación geográfica, sus instintos salvajes son tan fuertes que nadie, nadie está a su nivel.

Y este argumento tuvo un proceso de adaptación a la vida cotidiana de 2019, en la que Hanna, por azares del destino tendrá que aprender a adaptarse (lo mejor posible) al monstruo de la sociedad moderna; esto sumado el marcado y constante hilo conductor: una chica adolescente que experimenta cambios físicos y emocionales mientras un grupo secreto de la CIA le persigue, toda una travesía mundial.

Hanna es una serie que tiene personajes interesantes por su mezcla de ficción y realismo contemporáneo, las actuaciones son destacables al mantener el tono de intriga y acción en cada capítulo; por su puesto el trabajo de la gran protagonista, Esme Creed-Miles, terminará encantando tus estándares de carisma y chicas badass.