‘Perfectos desconocidos’, secretos que destruyen | CONTROL TOTAL

La película original llegó en 2016 desde Italia

En repetidas ocasiones el sostener mi smartphone junto a otras personas me ha sido realmente incómodo, a veces las miradas inocentes sobre mis conversaciones han logrado molestarme, creo que de manera natural, nuestra privacidad se ha vuelto cada vez más difícil de guardar, por ello cada aspecto que decidimos ocultar se convierte en una especie de top secret, ¿qué pasaría si todas aquellas fotos, mensajes y audios que tanto has resguardado por cualquier situación salieran a la luz? Sin duda sería una tragedia social y tecnológica. Esto mismo es el argumento central de Perfectos desconocidos, el remake dirigido por Manolo Caro (no te pierdas la entrevista que le hicimos).

Es importante comenzar con el cuestionamiento natural: ¿Qué tan buena es en comparación con la versión más conocida, la española? Al tratarse de la misma historia, esta pregunta es súmamente válida, por ello debo confesar que encontré un gran diferenciador en el resultado actoral: la mexicana tiene un variado reparto, muchos de ellos son actores experimentados y famosos, bien, entre ellos logran crear una verdadera atmósfera llena de tensión por los secretos que comienzan a revelarse; además son creíbles y naturales sus reacciones y diálogos, sin embargo el trabajo de Franky Martín, Manuel Garcia-Rulfo y Ana Claudia Talancón son el pero actoral.



Esta tercia no logró mantener el nivel de respuesta que tienen sus compañeros, notándose ajenos al ambiente que rodea a sus personajes, en cierto modo, sus diálogos se volvieron acartonados y su lenguaje corporal se quedó únicamente en emociones mal logradas. Caso contrario a la personalidad con la que luce Cecilia Suárez, Miguel Rodarte, Bruno Bichir y Mariana Treviño, quienes además de notarse relajados y naturales, son ellos quienes crean esta mencionada atmósfera tensa y de preocupación; se nota la trayectoria en grandes producciones y en teatro de todos estos intérpretes.



Y rápidamente en el caso de la propuesta española, es probablemente el punto más fuerte de toda la adaptación: las actuaciones grupales, las cuales se conectan perfectamente con fluidos diálogos, reacciones que dan pie a las del resto de sus compañeros logrando una perfecta cadena de reacción.

Por otro lado, el aspecto visual que implementó Manolo Caro a su remake es sencillo, sin complicaciones y funcional. Esto gracias a los movimientos de cámara y planos generales y cercanos, todo pensado para ver de primera mano cómo es que sus personajes toman cada nueva sorpresa vista desde los celulares de su pareja. Cabe destacar que toda la producción se llevó a cabo en tan sólo tres semanas y tuvo una sola locación, hecho que por sí solo podría complicar las cosas al tener como obligación sacar la última gota a cada metro del set y no volver monótona y predecible la historia.



Durante una mesa redonda entre periodistas y Manolo Caro (en la que estuve presente), el director mencionó que le fue complicado rodar con cierta presión de tiempo, además de contar con un famoso y cercano reparto, ya que entre todos ellos se conocen de muchos años atrás, detalle que indirectamente afectaba repetidamente el proceso de filmación, ya que la amistada entre los actores le quitaba ritmo y rapidez al rodaje de cada escena por pláticas entre ellos, momentos graciosos y cosas que entre viejos conocidos surgen.



Un detalle importante es que no estaremos frente a las mejores interpretaciones de cada actor, de alguna manera el tener un libreto establecido y conocido de memoria por el mundo entero, dejó poco campo para la improvisación, sin embargo logran -en su mayoría- tener un desempeño óptimo, funcional, pero nada espectacular capaz de guardarlo con especial dedicación en nuestros recuerdos cinéfilos.

Perfectos desconocidos versión mexicana tiene elementos capaces de buscar una exitosa taquilla nacional, esto principalmente por su conocido reparto y el producto estrella: su historia, para este momento, miles de personas ya han visto las adaptaciones que ofrece Netflix, detalle que causará cierto interés y les llevará a comprar una entrada al cine; cosa que tiene doble beneficio: apoyar al cine mexicano y quitarse la duda de la mente sobre ¿Cuál es la mejor adaptación?

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine con experiencia de más de siete años publicando críticas cinematográficas, coberturas de festivales de cine y foto reportajes en medios especializados en el séptimo arte y televisión.