‘Orgullo, prejuicio y zombis’, una película que no sólo habla de estos monstruos

Con el simple título se podría pensar que esta es una película más de zombis, los muertos vivientes que atacan diferentes partes del mundo y nadie los puede parar. Pero esta cinta no sólo trata de esto, sino que mezcla una historia adicionada de romance y peleas cuerpo a cuerpo.

Dirigida por Burr Steers y con la actuación de Lily James, conocida por personajes como Cinderella en “La Cenicienta”, quien interpreta a Elizabeth Bennet, una guerrera con entrenamiento chino, con carácter fuerte y cara bonita, que se enfoca en eliminar a cuanto zombie se le enfrente.

Por otro lado está Sam Riley, conocido por producciones como “Maléfica”, encarna al Señor Darcy, un perspicaz cazador de zombies, que impedirá que estos muertos vivientes se expandan por todo Reino Unido.

Ellos dos vivirán experiencias que no creerían que pudieran pasar, sin embargo, varios conflictos hacen que tengan que hacer cosas que van más allá de sus ideales y creencias.

La cinta tiene un guión distinto, no está repleta de clichés repetidos sobre este tema, sino que enlaza dos tramas principales, lo que le quita lo tedioso a la historia. Sin embargo no es algo que llega a asombrar a muchos, ya que en instantes descubres qué pasará antes de que ocurra en la producción. Tiene actuaciones decentes que no llegan a lo espectacular, pero que cumplen la mínima exigencia para mantenernos atentos a la trama.

El maquillaje y la caracterización de los zombis, corre a cargo del dos veces ganador del Óscar Mark Coulier, por lo que puedes esperar ver un gran trabajo en la personificación de estas especies.

Por su parte la música, labor de Fernando Velázquez, no es algo que destaque, a lo largo de la cinta, no vas de la mano con la melodía, pero sí con los efectos especiales característicos de este tipo de producciones, en las que por esta razón, puede que tengas uno que otro sobresalto.

La fotografía por su parte, a cargo de Remi Adefarasin, es dinámica por el tipo de escenas de peleas, en las que las tomas son rápidas para transmitir el movimiento de los involucrados.

Un filme que te entretendrá durante las casi dos horas de duración y que te dejará entreabierta la posibilidad de una secuela. Después de todo los zombis se han convertido en parte de la cultura actual.


Octavio Alfaro C.

Periodista Digital con gusto por el cine y las buenas historias que generen alguna emoción o reacción en la audiencia. Fanático del Universo Cinematográfico de Marvel y de Steven Spielberg.