¿’Nace una estrella’ tiene escena post-créditos? | CONTROL TOTAL

La película fue producida con 36 de millones de dólares y ya recaudó más del doble en su estreno en otros países

Bradley Cooper y Lady Gaga protagonizan el tercer remake de Nace una estrella (no te pierdas nuestra crítica), inclusive el actor fue quien dirigió la cinta que ahora representa su ópera prima y también contribuyó en la creación del guion. Por otro, la cantante y actriz obtuvo su primer papel protagónico después de haber hecho pequeñas apariciones en otras producciones y más en forma en la serie American Horror Story.

Si te quedaste con ganas de más luego del término de la película y piensas que habrá alguna sorpresa en el desfile de nombres de los involucrados en el largometraje, déjame decirte que no hay escena post-créditos. Sin embargo, si tu parte favorita (así como la mía) fue la musical, entonces tienes una buena razón para quedarte hasta el último segundo, ya que tres temas son los que suenan: Is That Alright?, Black Eyes y I’ll Never Love Again.



Definitivamente la composición musical es lo más destacado y se enfila con fuerza para ser contendiente a llevarse el Oscar a Mejor canción original por Shallow, el tema del tráiler y el que mejor luce en toda la cinta. No sería raro que el soundtrack por sí solo logre alcanzar buenos números de venta tras su reciente salida en formato físico y digital. Los propios Cooper y Gaga fueron los responsables de crearlo.

Como una curiosidad, la cantante lloró mientras rodaban una de las primeras escenas ya que no podía improvisar. Bradley le decía una línea que no estaba en el libreto esperando le contestara de igual forma, sin embargo, se limitaba a decir su diálogo, hasta que Cooper le comentó si se sentía bien y fue ahí cuando Gaga soltó en llanto por no poder seguir el paso tan rápido. Aun así, lograron tener buena química en pantalla y hacerle frente a estas pequeñas situaciones adversas.

Octavio Alfaro C.

Periodista Digital con gusto por el cine y las buenas historias que generen alguna emoción o reacción en la audiencia. Fanático del Universo Cinematográfico de Marvel.