¿La nueva adaptación de ‘Dumbo’ es un acierto o un fracaso?

Tomar un clásico animado, darle una nueva historia y después un mar de opiniones a favor y en contra por todo el mundo; en esencia a esto se expone Disney cada que decide reintroducir sus viejas películas a nuevas generaciones empleando animación digital y un presupuesto multimillonario, ¿pero realmente esto es sinónimo de éxito inmediato?

Ha llegado a salas la nueva versión de Dumbo, sí, la historia de aquel pequeño elefante que apareció por primera vez en el lejano 1941 y con un estilo particular capturó los corazones de millones de personas; en esta ocasión Disney optó por el famoso y excéntrico Tim Burton para dirigir su producción, sin embargo terminó por ser un problema en vez de considerarse un valor agregado.



El motivo principal se refleja en estilo contradictorios, por un lado puede apreciarse el sello de Burton en toda la cinta: atmósfera oscura, personajes dañados por el dolor y la pérdida, esto mientras Disney buscaba encontrar el equilibrio perfecto para agregar dosis de ternura y conmover al público, sin embargo esto nunca llegó, los estilos se contraponen uno a otro hasta perjudicar directamente a la historia e inclusive las actuaciones.



Mismas que fungen como uno de los puntos más atractivos de la película: Danny DeVito, Michael Keaton, Colin Farrell y Eva Green, todos en su momento elementos protagónicos para Burton. Basta conocer sólo un poco de la filmografía de los primeros tres mencionados para saber que son actores capaces de tomar personajes retorcidos, alejados de los estereotipos y dejar un gran sabor de boca en la pantalla grande, sin embargo en Dumbo no sucedió.

Especialmente el caso de Keaton y Farrell, este par se muestra alejado de la trama principal con interpretaciones planas y tonos grisáceos, raro en ellos, normalmente tienen algo que decir en cada uno de sus trabajos, sin embargo la inestabilidad narrativa ocasionada por el choque creativo Burton-Disney dejó estas consecuencias.



Y sí, la historia que se presenta en esta versión es una muy alejada a la original de la película animada de 1941 (por la que todo mundo conoce a Dumbo), en esta ocasión se hacen guiños a ciertas escenas que permanecerán eternamente en el imaginario del séptimo arte, sin embargo el contexto es diferente, carente de inocencia y cálida imaginación, esto da paso a un débil intento de rehacer una historia que más allá de regocijarse como el punto más alto en la animación, sí tenía un planteamiento claro y sin complicaciones al tener muchos personajes humanos metiendo sus narices.



Sin embargo no todo lo visto es una calamidad. Desde lo primeros instantes de la cinta (y como puede entenderse desde los tráilers) el personaje del veterano Danny DeVito mantiene cierta energía relajada y cómica, idónea para introducir al público expectante, además su carisma innato logra sacarte algunas sonrisas. Inclusive el trabajo de la parisina Eva Green logra mostrar un arco de maduración durante la historia, mismo que aporta a la débil historia dramática, sin embargo es un caso similar a DeVito, la intérprete tiene la estrella suficiente para volver entretenidas sus historias a tal grado de crear un agradable conexión con el público.

Dumbo es una cinta que no pudo encontrar su identidad al mezclar estilos contradictorios entre Disney y su versión tierna del elefantito con el marcado excentricismo de Burton, esto expuso a su historia a ser aburrida por momentos al darle prioridad al show visual lleno de grises y tonos opacos. Si buscas encontrar la esencia infantil de la película animada ésta no está ni cerca de ello, tenlo en cuenta si tu plan es ver una historia colorida con animales de circo, tema que por sí solo ya es triste y lleno de dolor.