‘John Wick 3: Parabellum’: Keanue Reeves más letal que nunca

Cuando una película tiene bien definido su objetivo, regularmente el resultado es satisfactorio. Así sucede con la franquicia de ‘John Wick’, cuya misión es entretener al utilizar escenas de acción coordinadas al menor detalle y omitir buena parte de los diálogos en aras de ser testigo de algún enfrentamiento. Sinceramente disfruto de todo eso y por ello esperaba con ansia el estreno de la tercera entrega, que, sin duda me dejó satisfecho.



‘John Wick 3: Parabellum’ es como un buen vino, se añejó durante algunos años y cuando disfrutas del contenido te quedas con un buen sabor de boca. Y es que, como esperaba, hubo muchas escenas repletas de acción – incluidas nuevas formas de acabar con el enemigo – y un reto significativo para el Sr. Wick (Keanu Reeves), quien debía correr de prácticamente todo el mundo. Pero no sólo quedé fascinado con estas tomas dinámicas y con armas incluidas por el simple hecho de su creación, sino que agradecí la inclusión de Halle Berry al elenco, ya que hace un trabajo esplendido y su personaje vaya que tiene carácter y un par de perros muy funcionales para la trama. Fue como añadir la cereza en el pastel.

A pesar de que gocé con el espectáculo visual de los encontronazos, algo que me brincó fueron algunos momentos donde se pasaron un poco de la raya con la fantasía. Hubo escenas en las que exageraron el potencial y consecuencias de algunos personajes. Anteriormente me gustaba ver que la trama fuera lo más aterrizada posible, obviamente a sabiendas de la sobrevivencia de Wick por obvias razones.



Aun así, esto no tropezó gran cosa mi perspectiva, ya que la cinta cumple con el objetivo de entretener, de explotar el formato 4D si tienes chance de entrar a una de estas funciones, de seguir dando razones para que la franquicia continúe su camino por la pantalla grande y chica – ya que recordemos hay una serie confirmada – y de confirmar que Keanu Reeves es el actor indicado para esta saga.

Otra de las cosas que quiero destacar, es que el ambiente que rodea a John Wick ya tiene vida propia. El hablar del hotel Continental, del propio Winston (Ian McShane) y de los contratos abiertos que abren los líderes de la Mesa de Honor o de las principales organizaciones criminales, ya es sinónimo de expectativa. Ahora no sólo saber sobre John Wick emociona, sino que también los elementos que lo rodean ya son ingredientes fundamentales, lo que se traduce en posibilidades infinitas para sacarles jugo.



En conclusión, ‘John Wick 3: Parabellum’ es lo que estábamos esperando los seguidores de la franquicia, tiene acción hasta los dientes, personajes ya establecidos y una trama que sirve como telón para darle cabida a las escenas coordinadas con eficiencia y en la que pelean los personajes entre sí. Te recomiendo que si no has visto alguna de las películas previas, lo hagas antes de ver la tercera parte, ya que es importante tener la historia presente.