Irina Palm

Erotismo y cordura. Gemidos y rezos. El sexo como moneda de cambio. Un costoso tratamiento médico. El éxito laboral y la moralidad. Un nieto enfermo, un hijo avergonzado. El mundo real y el mundo sexi. El negocio del placer. La sexualidad impersonal. El amor de una madre. La ingenuidad que no se pierde con la edad. La fantasía del placer. Humedad y calidez. El amor verdadero. Un antihéroe enamorado.

La palabra que mejor definiría esta película es: originalidad. Es una historia de amor y de héroes. La moral vista desde la inmoralidad. El romance que surge en un lugar donde se vende sexo. Si bien es una cinta que resulta controversial, por el contexto en donde se desarrolla, es también un escenario idóneo para el amor dulce y espontáneo.

Muchos tabús puestos al descubierto, prácticas sexuales impersonales y la cotidianidad de un cabaret, rodean a Maggie, la protagonista (Marianne Faithfull), quien le proporcionará cierta honorabilidad a los servicios eróticos.

Ella necesita trabajo y dinero para salvar a su nieto. Necesita también encontrarse y transformarse, ahí es donde surge Irina Palm: la mujer detrás del hoyo, la mano que provee placer, la fantasía sin rostro, la personificación de la sensualidad, una leyenda que nace en el mundo del erotismo.

Y en medio de todo esto el descubrimiento del amor. Un amor que descubren dos personas que están más cerca de la muerte que de la vida. Un antihéroe y una heroína. El que siempre fue egoísta y la que siempre antepuso a los demás.

Del director Sam Garbaski, este filme no sólo invita a la reflexión sobre diferentes tópicos sociales, también a sobrellevar la rutina de la vida con humor e inspira a vencer las barreras de la edad.

canburak copia