'Game of Thrones': ¿Y ahora qué hará Jon en la Guardia de la noche?

‘Game of Thrones’: ¿Y ahora qué hará Jon en la Guardia de la noche?

Después de ocho temporadas, cientos de personajes que se encargaron de llevar por una montaña rusa de emociones a todos los espectadores, finalmente todo llegó a su fin. No habrá más Game of Thrones. A pesar de los duras críticas que recibieron los últimos episodios por parte de fanáticos de todo el mundo, la serie inspirada en la obra literaria de George R. R. Martin presentó un interesante cierre de ciclos.

Uno de ellos fue el protagonizado por Jon Snow (Kit Harrington), quien fue uno de los personajes más importantes a través de esta épica historia, tomando inclusive más importancia al paso de las temporadas a tal grado de conocerse su verdadero linaje que le colocaba como el heredero directo del Trono de Hierro. Sin embargo el haber asesinado a su amada reina, Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), la gran mayoría de su poderoso ejército pedía la cabeza de Snow como símbolo de justicia.



Sin embargo el nuevo rey de Westeros, Bran Stark (Isaac Hempstead Wright), decidió mandar a su hermano al Gran Muro, aquel custodiado por la Guardia de la noche pero, ¿qué hará Jon en aquel remoto lugar sin una amenaza que enfrentar?



Su historia sin duda terminará por un camino emocional, como sabemos Jon Snow era el único capaz de unir a todos los hombres del norte, incluyendo a los salvajes, esto justifica la última escena en la que lo vemos internarse al oscuro bosque acompañado de Tormund Giantsbane (Kristofer Hivju) y su leal amigo de cuatro patas Ghost.

La Guardia de la noche funciona como símbolo de libertad para Jon Snow, es el lugar al que nadie de sus enemigos Inmaculados llegará jamás, además le dará la pequeña oportunidad de obtener una nueva vida entre los salvajes, pueblo con el que comparte una gran conexión. Por supuesto una gran cantidad de fanáticos de la serie esperaba ver a Snow sentado en el trono, sin embargo este final dramático e inclusive nostálgico le da un tono más interesante al personaje en vez del final perfecto y esperado.