El legado del diablo (Hereditary) – Crítica | Control Total

Esta es la ópera prima de Ari Aster y vaya que logró un ambiente tenso

Annie (Toni Collette) es una mujer al borde de la locura. Sufre por la pérdida de su madre pero cuando va escarbando en el pasado de su progenitora es cuando el mundo se le viene encima. Comienza a descubrir oscuros secretos que simplemente la arrastran a un estado mental inestable. El problema es que no sólo la afecta a ella, sino también a su esposo e hijo, quienes preocupados por su estado se ven arrastrados hasta una situación rara.

Cosas paranormales y extrañas se presentan en sus vidas haciéndonos pensar que no sólo se puede heredar algún rasgo físico o el carácter de nuestra ascendencia, sino también los sucesos paranormales y demoníacos que no tienen una explicación lógica y son capaces de cambiar la vida de quienes lo sufren. A nadie le gustaría estar en sus zapatos.



El trabajo de Toni Collette es magnífico, logra generar la sensación de angustia en el público, no es difícil hacer click con ella y menos aún comprender la situación que vive. Desde gritos de desesperación, susto, angustia y nunca de felicidad, esta actriz nos deja claro que lo suyo es el terror. Me puso la piel chinita en más de una ocasión al mirar cómo se desenvolvía de acuerdo a la escena planteada y ante sus gestos desencajados producto de un sufrimiento que parecía eterno.

Sumado a este gran trabajo El legado del diablo genera un ambiente de suspenso e intriga sobre todo en la segunda mitad. Sientes que algo va a ocurrir en algún momento pero no sabes qué es. Para fortuna no abusan de esta sensación sobresaltando al público con sonidos fuertes e inesperados, sino que prefieren que todo fluya con mayor naturalidad, haciendo énfasis en la profundidad de la historia, la cual tiene varias aristas por dónde caminar.



Hablando de la trama, la manera de enredarla poco a poco y unir todas aquellas pistas planteadas desde el comienzo es una forma congruente y eficaz para desarrollar una historia. Ninguna situación aparece de la nada para justificar algunos hechos, sino que todo fue presentado y luego utilizado para dar un giro en el desenlace que deja las cosas claras. Se nota el trabajo minucioso de Ari Aster (director y guionista) quien no dejó ni un cabo suelto y planteó algo convincente.

Pero también tiene una cosa en su contra El legado del diablola lentitud de su primera mitad. No pasa demasiado (salvo una fuerte escena) y comienzas a aburrirte. Sin embargo, una vez cruzado este obstáculo las cosas que parecían intrascendentes se vuelven factor. Quizá no fue la mejor forma de iniciar la película pero era necesario hacerlo para que todo estuviera en su lugar.



Admito que el trabajo de Alex Wolff, quien interpreta a Peter, no me convenció del todo. Tiene un papel importante en la historia, no obstante nunca pude conectar con su situación pese a su sufrimiento. Había momentos en que sencillamente era muy cobarde y gritaba como una niña. Lo bueno es que esto no obstruye el resto de la película.

El legado del diablo es una cinta de terror que logra su objetivo de adentrar al espectador en situaciones inusuales y tétricas. Tiene una espléndida actuación protagónica de Collette, y aunque su inicio es tedioso, pasas por alto este hecho cuando te das cuenta de lo que ha ocurrido al final. Bravo para una película de horror con un buen guion y sin la intención de sólo hacer gritar al espectador.

Octavio Alfaro C.

Periodista Digital con gusto por el cine y las buenas historias que generen alguna emoción o reacción en la audiencia. Fanático del Universo Cinematográfico de Marvel y de Steven Spielberg.