¿Qué esperar de ‘El Ángel’? | CONTROL TOTAL

La película buscó representar a Argentina en los pasados Premios Oscar

El comportamiento del ser humano ha sido uno de los grandes temas de análisis a través de la historia, si bien la psicología tiene las respuestas detrás de hombres y mujeres tan interesantes como terribles, la historia que presenta la película argentino-española, El Ángel, nos hará replantearnos la percepción volátil y descontrolada que conlleva ser adolescente.

Basada en hechos reales, la película dirigida por Luis Ortega nos muestra de cerca la vida del famoso Carlos (Lorenzo Ferro), un chico argentino de 17 años que veía en el acto del robo a propiedades privadas como un requisito para su día a día, era una especie de adrenalina única. Esto se potencializa al conocer a Ramón (Chino Darín), un compañero de colegio que -para su fortuna- su familia también planifica saqueos, ahora con una banda casera, se encargará de ganar dinero fácil sin importar las vidas que deban tomar o los sentimientos que cruzan en su camino.



A pesar de tener un planteamiento entretenido, no deja de ser repetitivo y cliché, es verdad que esto sucedió en la vida real, sin embargo el público podría encontrarse desmotivado al momento de leer la sinopsis de esta cinta, sin embargo es importante mencionar que El Ángel tiene entre su ADN fílmico una serie de aciertos que podrán mantener al filo del asiento a su espectador.



Uno de ellos recae por completo en la actuación principal de Lorenzo Ferro, quien da un toque de naturaleza jovial a su personaje, mismo que únicamente ve por su interés: impresionar algunas chicas, tener billetes en sus bolsillos y por supuesto verse a sí mismo interesante bebiendo y fumando cigarrillos mientras comete atracos. Esta combinación de elementos dejan de ser lejanos y mal vistos, la espontaneidad de Ferro vuelve al público en una especie de cómplice.

Inclusive la sensación crea un pensamiento único: “vamos, al final no es tan grave que entre a una casa ajena y sólo robe una cadena de oro, no le ha hecho un mal a nadie”, claramente este pensamiento sería refutable en cualquier sitio del mundo, estos comportamientos sólo estropean el funcionamiento pleno de una sociedad, sin embargo la locura que se encierra detrás del goce de la vida misma vuelve a Lorenzo Ferro en un prometedor actor.

La cinta se postuló como la digna representante de Argentina para los pasados Premios Óscar en la categoría mejor película extranjera, sin embargo se quedó en el proceso de preselección y no llegó a la contienda final, misma que Roma de Alfonso Cuarón se llevó sin problema alguno.



Y esta valiosa consideración no llegó únicamente por una historia entretenida y un valioso actor protagónico, también lo hace por la destacada dirección de Luis Ortega, quien se encargó de crear la atmósfera adecuada entre la mente de una adolescente y las consecuencias en la vida real. Inclusive durante la cinta se explora la vida sexual de los personajes principales, mismo que dan pauta a cierto deseo homosexual, sin embargo esto nunca logra declararse por la misma naturaleza inestable de un adolescente, quien busca experimentar sin comprometerse en absoluto.



Este interesante panorama psicológico-sexual, sumando a la propuesta cinematográfica de Ortega le llevaron a tener presencia en la pasada edición del Festival de Cannes dentro de Un Certain Regard Award y el Queer Palm, este último dedicado a historias con temáticas homosexuales sin dejar de lado el arte inmerso.

Sin embargo la historia llega a un punto crucial en el que se desarrollaron los motivos del personaje central y también puede preverse el desenlace de los mismos, pero esto es extendido a tal gran de volver pesado el cierre de la cinta, de algún modo puede percibirse la necesidad por alcanzar una duración comercial y no una que apoye y refuerce su argumento.

A pesar de lo antes mencionado, El Ángel es una cinta destacada por su resultado entre actor-director, quienes logran crear la producción entera, misma que también cuenta con reparto secundario capaz de aportar a la dupla mencionada, además es un claro ejemplo de la calidad fílmica creada en Argentina y en gran parte de Latinoamérica, porque a pesar de tener un nivel élite los realizadores de Hollywood, no todo proviene del vecino del norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.