Asesinato en el Expreso de Oriente – Crítica

Esta cinta es remake de la homónima producida en 1974 por la cual Ingrid Bergman recibió el premio Óscar como mejor actriz de reparto

Pasaron 16 años para que la obra literaria de Agatha Christie, Asesinato en el Expreso de Oriente, fuera adaptada nuevamente a la pantalla grande. La popular historia de crimen con dosis de drama y misterio llegó a las manos del cinco veces nominado al Óscar, Kenneth Branagh, quien a pesar de su experiencia en el banquillo de director, tuvo un notable problema: su falta de tacto en la narrativa terminó por no crear una atmósfera intrigante para el espectador, en todo momento se ve la historia pasar de lejos y jamás logra atrapar completamente la atención necesaria para convencerte que fuiste testigo de una compleja investigación por el agente más famoso de los años 30, Hercule Poirot.

El grupo encargado de interpretar a los pasajeros del famoso tren Expreso de Oriente estuvo conformado por: Daisy Ridley, Johnny Depp, Michelle Pfeiffer, Willem Dafoe, Kenneth Branagh y las ganadoras del premio Óscar, Judi Dench y Penélope Cruz. No hay duda del reparto talentoso capaz de llenar cualquier número de salas. En general el trabajo actoral en la cinta, al menos de los nombres antes mencionados, es satisfactorio, se nota que cumplieron con la guía establecida por el libreto y su director, par de motivos que incapacitaron el máximo potencial que éste grupo pudo haber conseguido si hubieran sido llevados de mejor manera.

Quizá te interese: Trailer oficial de la cinta “Noche de juegos” son Rachel McAdams.

El guion escrito por el neoyorkino Michael Green (Logan, Blade Runner 2049) luce tímido, sin propuesta; pareciera ser un escrito demasiado cuidadoso al tomar personajes de la afamada escritora Agatha Christie, y fue esta falta de iniciativa y coraje lo que terminó por arruinar gran parte del metraje. La carencia de personalidad en cada uno de los pasajeros coloca barreras con el espectador, y peor aún si el mismo conoce la adaptación de 1974 dirigida por Sidney Lumet, la cual le brindó su tercer y último premio de la Academia a Ingrid Bergman.



Dentro del departamento musical, la composición del conocido Patrick Doyle (Harry Potter y el cáliz de fuego, Valiente) aporta en gran medida, ya que termina siendo indispensable contar con una banda sonora capaz de transportarnos sonoramente a una década tan alejada como la de 1930 donde todo era forjado al fuego vivo y el poder adquisitivo podía rastrearse a leguas con finas telas y distinguido porte. Nada fácil teniendo en mente que la historia central toma todo esto y lo licúa con un misterioso asesinato.

Quizá te interese: Trailer final de la película “Hey Arnold: the jungle movie”.

Y vale la pena profundizar en el trabajo de arte conformado desde la decoración de los sets hasta la creación de minuciosos detalles que pueden acompañar alguna prenda, rasgo en la piel o un sinfín de utilería que impulsan la película de época. Incluso el rechinar de la madera en los dormitorios de primera clase o las antiguas corbatas y vestidos fueron bien recreados, por lo cual el concepto visual se comportó a la altura.

Asesinato en el Expreso de Oriente es una película que no termina por envolver al público debido al mal libreto y la falta de sensibilidad en su director, quien pareciera hacer insertos desordenados de la historia ya conocida. El reparto por sí mismo será el encargado de vender gran cantidad de boletos, sin embargo la insatisfacción podría hacerse presente una vez aparezcan los créditos finales.